Amigdalitis crónica

La amigdalitis crónica es una condición en la que las infecciones virales o bacterianas recurrentes de las amígdalas conducen a constante inflamación y dolor.

Cuando las amígdalas están inflamadas crónicamente, se hinchan y conducen a dolor significativo, persistente en la garganta y la mandíbula. La condición es más frecuente en niños y adolescentes menores de 15 años, aunque los adultos también pueden desarrollar problemas de amígdalas duraderos.

Síntomas

Los síntomas asociados con amigdalitis crónica son a menudo muy incómodos. Es probable experimentar dificultades para tragar y frecuentes dolores de garganta debido a la inflamación y la hinchazón.

La mandíbula inferior se siente dolorida y muy sensible al tacto, y el dolor en y debajo de los oídos es común. Además, algunas personas sufren de dolores de cabeza y fiebre.

Causas

Cuando las amígdalas sufren infecciones múltiples, pequeñas aberturas llamadas criptas se forman en el que las bacterias se pueden acumular. Las bacterias que se acumulan con el tiempo causan el mal aliento y preparan el terreno para infecciones frecuentes y amigdalitis crónica.

Diagnóstico

Un médico o dentista generalmente puede diagnosticar la amigdalitis crónica mediante la revisión de la historia clínica del paciente y la inspección de las amígdalas con instrumentos médicos.

Si ha experimentado múltiples infecciones de la garganta en el pasado reciente, es probable que las amígdalas se dañan significativamente y sean muy susceptibles a los agentes patógenos. El médico puede usar un hisopo para tomar una muestra de mucosidad de una amígdala para confirmar la presencia de una bacteria o virus específicos.

Complicaciones

Sin tratamiento, es posible que la inflamación y la infección se vuelvan lo suficientemente grave como para causar la constricción de las vías respiratorias peligrosas, abscesos en la garganta y escalofríos.

Tratamiento

Los casos de amigdalitis aguda se tratan con antibióticos o medicamentos antivirales, pero los problemas crónicos no responden normalmente a la medicación.

La cirugía es necesaria en la mayoría de los casos de amigdalitis crónica para aliviar los síntomas y ayudar a prevenir futuras infecciones de la garganta. Una amigdalectomía es realizada por un cirujano llamado un otorrinolaringólogo, a menudo en un ambulatorio, clínica o consultorio privado. El procedimiento sólo toma alrededor de una hora y tiene un alto índice de éxito. Al seguir una dieta especial, la toma de antibióticos, y asistir a control, los pacientes a menudo experimentan recuperaciones completas de sus síntomas dentro de los dos meses.